Escándalo policial y judicial: Francia fuera de toda lógica #Joshua

El 28 de Junio, aproximadamente a las 15:00, un joven alemán fue arrestado por la policía en París mientras participaba en la manifestación intersindical convocada contra la reforma laboral.

Tan solo llevaba 2 horas en Francia!

El detenido, es un estudiante de filosofía de 23 años llamado Joshua. Había acudido a París para llevar a cabo una investigación como parte de sus estudios, dado que pronto impartirá un seminario sobre las nuevas formas de democracia y organización y por tanto está interesado por movimientos sociales de todo el planeta.

Su arresto se convirtió en una detención preventiva en condiciones inhumanas: sin acceso a un baño, con una alimentación que no superaba las 800 calorías diarias y emplazado en una celda en condiciones insalubres. Finalmente fue trasladado ante un juez para una comparecencia inmediata.

Tras 50 horas de calvario, el joven fue liberado el jueves (30 de Junio) por la noche.

Los cargos imputados son:

  • Vestir de negro en el momento de la detención (por lo que fue tratado como un anti-sistema)
  • Ir enmascarado en el momento de la detención y haber lanzado un proyectil a un agente (según la declaración de un policía)
  • Comunicar que pretendía asistir a una asamblea de Nuit Debout en la plaza de la República.
  • Participar en el “Instituto del caos” un proyecto de lectura de textos filosóficos junto con otros estudiantes alemanes.

Como se ha mencionado anteriormente Joshua había llegado a París tan solo 2 horas antes de su detención, a rostro descubierto, y no contaba con ningún tipo de antecedente penal.

Ha sido acusado por el juez de ser un terrorista neo-nazi, basándose en sus vestimentas negras, acusación difícil de sostener dado que Joshua es judío. Durante la comparecencia inmediata se le condeno a 8 meses de prisión, que quedo suspendida, y una prohibición de estancia en París para los próximos tres años.

Esta condena no solo es incomprensible, injusta y escandalosa, sino que puede conllevar graves consecuencias para la vida tanto personal como profesional del joven.

Este escándalo judicial debe ser ampliamente difundido a escala nacional e internacional para alertar de los “fundamentos racionales” del sistema judicial francés y la represión policial, cuyo numero de victimas no deja de crecer.

Classé dans Non classé